MES/PSOL participa en el Congreso del partido polaco Razem
MAJ_3702_3-1-1200x630-1-1

MES/PSOL participa en el Congreso del partido polaco Razem

Congresso do partido polonês Razem reuniu em Varsóvia diversas organizações europeias em solidariedade à resistência ucraniana.

Bruno Magalhães e Roberto Robaina 30 jun 2022, 16:50

Del 17 al 20 de junio se celebró en Varsovia el Congreso del partido polaco Razem (Juntos), en el que destacaron las actividades internacionales. La delegación internacional estaba formada por más de 15 organizaciones que representaban a Ucrania, Hungría, Rumanía, República Checa, Finlandia, Suecia, Dinamarca, Suiza, Francia, Inglaterra y Turquía, además de Brasil. También estuvieron presentes redes internacionales como la Red Europea de Solidaridad con Ucrania y el movimiento pro-palestino BDS.

La representación brasileña destacó por ser la única organización de América Latina y del Sur global. Con el inicio de la guerra en Ucrania y la posición vacilante adoptada por una parte importante de la izquierda en Europa Occidental y América Latina (que se expresó principalmente en contra del envío de armas a la resistencia ucraniana), la presencia del MES/PSOL fue muy reconocida por nuestra posición de principios en apoyo a la autodeterminación ucraniana y por el esfuerzo que hicimos para estar en el evento.

El Razem

El Razem es el principal partido de la izquierda polaca y sus posiciones ya han sido analizadas aquí. Fue fundado por jóvenes influenciados por el Podemos español y otros nuevos partidos que surgieron a raíz de la crisis de la socialdemocracia y el estalinismo y como respuesta a ellos. Su composición es de jóvenes críticos con el sistema y su punto más destacado fue la lucha por el derecho al aborto y los derechos civiles de las mujeres y la comunidad LGBTQI. Cuentan con 6 diputados nacionales en una coalición en la que la Nueva Izquierda Socialdemócrata tiene otros 38, formando un bloque de 44 diputados (La Izquierda) que tiene alrededor del 10% del Sejm (la Cámara de Diputados polaca, con más de 400 diputados).

¿Podría decirse que es un Podemos polaco que no llegó al gobierno? Sería una analogía demasiado simplificada, pero vale la pena empezar por ahí. Como Polonia no tuvo el ascenso de España en 2104, el inicio fue mucho menor. Polonia, además, tuvo un progreso contradictorio y relativo en las condiciones materiales tras su adhesión a la Unión Europea. En 2004 el desempleo superaba el 20%, y ahora no supera el 5%. Pero esta reducción fue principalmente el resultado de la inmigración, que llevó a unos 2 millones de jóvenes a trabajar en los países más ricos de Europa y a enviar remesas de euros a sus familias, ya que Polonia mantuvo el devaluado Zloty, su moneda nacional. Además, en esta oleada migratoria estos jóvenes aprendieron idiomas y volvieron a Polonia más cualificados.

Los fondos de la Unión Europea también permitieron invertir en la construcción y el transporte. Las bases políticas para una ideología reformista aumentaron. En este marco, las fórmulas programáticas del Razem, aunque no se centran en la lucha anticapitalista, ni constituyen un programa de transición, son muy avanzadas y plantean cuestiones que no se pueden resolver en el marco del capital. Y esta defensa programática la hacen de forma tremendamente profesional, como quedó patente en la rueda de prensa de apertura del Congreso.

El problema decisivo de la analogía con Podemos para la interpretación del fenómeno político de Razem radica en su posición política en defensa de Ucrania y por la derrota del imperialismo ruso. Esta posición provocó una ruptura traumática entre Razem y todos estos partidos vinculados a la Internacional Progresista, rompiendo el punto de identidad y cambiando el eje de sus vínculos, que giraron hacia la solidaridad con Ucrania y las relaciones con los países de Europa del Este y del Norte, sin perder de vista la importancia de la relación con Europa Occidental, EEUU y América Latina. En este sentido, Razem es también una respuesta a la crisis de 2008 y sus efectos, que intensificaron la comprensión de la importancia de las articulaciones internacionales.

El Congreso

El Congreso tuvo una parte importante dedicada a los acontecimientos internacionales que fueron seguidos por los medios de comunicación polacos, con debates sobre la cuestión imperialista y sobre la izquierda europea. La diversidad de experiencias

También es importante destacar la intervención del ucraniano Zakhar Popovic, indicando la importancia de la Cuarta Internacional en la construcción entre los países presentes, pero también señalando la necesidad de nuevas construcciones internacionales. Su grupo, el Sotsialny Rukh, está en diálogo con la IV Internacional y el propio Zakhar estará en Brasil a finales de julio.

El segundo día del congreso hubo una actividad de prensa muy profesional, orientada a la televisión, en la que se presentaron puntos del programa de Razem y en la que los parlamentarios ocuparon un lugar destacado. Tras el acto tuvo lugar la apertura del congreso, en la que se volvió a hacer mucha referencia a las delegaciones internacionales y a las representaciones de aliados como la Nueva Izquierda Socialdemócrata y la OPZZ (central sindical de la antigua Polonia Popular). La segunda mitad del segundo día y el tercero fueron debates internos.

Contactos internacionales

Este trabajo internacional de Razem, bajo la coordinación de la competente Sofia Malisz (que ya ha vivido en Brasil) ha permitido importantes acciones para las organizaciones presentes. La principal fue la profundización de los vínculos con el Sotsialny Rukh ucraniano, el principal grupo de la izquierda marxista ucraniana actual. También destacamos al Szikra húngaro, un grupo reciente liderado por jóvenes, y al Demos rumano, muy interesado en debatir con nosotros sobre las características semiperiféricas comunes entre Brasil y Rumanía, entre otros.

La mayoría son grupos políticos fundados en los últimos dos o tres años, con cuadros sin mucha experiencia en la construcción de partidos, pero muy serios, competentes y abiertos a las posiciones del marxismo y el trotskismo. También estuvo presente en la sección internacional el camarada Marcin Kowalevski, histórico militante del Cuarto Partido, que fue dirigente regional del sindicato Solidaridad y que hoy no tiene ninguna organización nacional, pero que es muy conocido en los círculos intelectuales y que colaboró en el último número de la Revista Movimento. Kowalevski es un lector de ruso y está trabajando en una serie de archivos sobre la historia del Partido Bolchevique aún inéditos en Occidente.

El Congreso tuvo un elemento histórico al servir de punto de partida para nuevas composiciones entre la izquierda de Europa del Este, que tiene mucho que decir sobre el imperialismo ruso y busca ser escuchada ante la nueva situación mundial. Desde Brasil y América Latina, los del MES/PSOL somos grandes entusiastas de este proceso.


Parlamentares do Movimento Esquerda Socialista (PSOL)

   

Podcast Em Movimento

Capa da última edição da Revista Movimento
Esta é a vigésima quarta edição da Revista Movimento. Iniciando nossas publicações em 2022, preparamos uma edição com um dossiê de mulheres, organizado pelas mulheres do Movimento Esquerda Socialista (MES).