Primeras impresiones de Varsovia
WhatsApp-Image-2022-04-14-at-16.43.46-1200x630-1

Primeras impresiones de Varsovia

Directo desde Polonia, Bruno Magalhães escribe sus primeras impresiones sobre el impacto de la invasión rusa de Ucrania en el país.

Bruno Magalhães 16 abr 2022, 05:46

Cualquiera que llega a la capital de Polonia nota de inmediato los signos de guerra en el país vecino. Banderas ucranianas en las calles y en los automóviles, carteles escritos en ucraniano, carteles anti-Putin y grafitis por todas partes, entre otros ejemplos, reflejan el enorme flujo de refugiados ucranianos. Los datos oficiales indican que 4,7 millones de ucranianos ya han abandonado su país tras el inicio de la invasión rusa, con más de 2 millones destinados a Polonia.

En las calles de Varsovia, estos números se convierten en personas que llegan todo el tiempo a las estaciones de servicio de la estación Varsoviaa Centralna y a los diferentes centros de recepción del gobierno, la iglesia y otras organizaciones como ONGs o incluso partidos políticos como Lewica ( “La Izquierda” en polaco, el principal partido socialdemócrata del país). Las largas colas formadas para el reparto de alimentos por la noche, con termómetros que alcanzan los 2º C, el reparto de ropa y el acceso gratuito a los refugiados en transporte público buscan paliar la dramática situación de las familias de ancianos, mujeres y niños que llegan a la ciudad.

Uno de varios ejemplos es el de Anna, de la ciudad de Smila, una mujer joven tratada en una de estas clínicas con su hijo pequeño. En Polonia durante unos días, buscaba ayuda para recibir a otros familiares que pronto llegarían a Varsovia. Aún con la dificultad de la comunicación, insiste en que nunca pensó en tener que salir de su casa y hasta unos días antes de la invasión no creía que la guerra comenzaría. Sin embargo, con el avance de las tropas rusas, huyó primero a la región occidental del país y pocas semanas después cruzó la frontera con Polonia.

Historias de voluntarios

Además de los refugiados, también hay un gran número de voluntarios extranjeros. Jonathan es un joven que vino de Los Ángeles y acaba de regresar a Ucrania por segunda vez en el último mes. Participando en convoyes de ayuda humanitaria llevados a cabo por una organización francesa, dice que la situación en Lviv (la gran ciudad más cercana a la frontera polaca) es bastante tranquila, con hoteles y cafés abiertos, y que el flujo de refugiados ha disminuido significativamente después de la retirada del ejército ruso en las afueras de Kiev. Teme que esta relativa calma sea solo aparente, dice que Putin está preparando una nueva ofensiva aún más violenta y le preocupa la disminución del flujo de voluntarios. “En la frontera hay más periodistas que voluntarios”, dice de manera exagerada. No votó en las últimas elecciones americanas, no tiene religión y vino a Polonia con sus propios recursos.

Otro caso interesante es el de Ali, un sonriente fotógrafo malasio padre de cuatro hijos que acaba de llegar a Varsovia. Se va a Ucrania por primera vez y planea quedarse en el país durante un mes, tomando fotografías y ayudando con los convoyes. Le preocupa mucho la obligación de informar a la embajada de Malasia de sus planes porque su país y Ucrania tienen malas relaciones diplomáticas tras el supuesto derribo por error del vuelo 17 de Malasia por parte del ejército ucraniano en 2014*. No informará a la embajada: “Fue no los niños ucranianos que derribaron ese avión y me conmovió venir a ayudar cuando comenzó la guerra. ¿Me llamarán traidor por llevar medicinas a los niños?”, se pregunta este musulmán al que no le interesa la política.

La idea de que Ucrania provocó esta guerra es una mentira que suena casi ofensiva para cualquiera que la peleó en la ciudad. “Putin es un dictador, es el nazi en esta historia”, dice Antoni, un joven polaco que vino del campo para ayudar como intérprete. Interesado en la política, se muestra inflexible cuando se le pregunta por la extrema derecha ucraniana: “Alemania tiene más nazis que Ucrania y allí ganan elecciones”. No pertenece a ninguna organización política, se considera un demócrata radical y dice que si Polonia no estuviera en la Unión Europea, sería otro objetivo en la mira de Putin.

La contradicción de la derecha polaca

La invasión rusa también sacó a la luz las grandes contradicciones de Ley y Justicia (PiS), el partido de derecha del presidente Andrzej Duda que tiene vínculos con figuras como Marine Le Pen, Viktor Orbán y Matteo Salvini. Profundamente conservador, con una agenda antilaboral, antiinmigración y anti derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, Duda es visto como pro-Putin en la política polaca y la guerra ha profundizado la erosión del partido por el impacto de la invasión rusa del país.

PiS también se alineó profundamente con los EE. UU. durante la administración de Donald Trump, incluso con la intención de crear una nueva base militar en el país que se llamaría “Fort Trump”. Tomando una posición clara en el conflicto entre los llamados “europeístas” y “nacionalistas”, Duda ya ha llamado a la Unión Europea una “comunidad fantasma” y en varias ocasiones se ha alineado con la extrema derecha del continente al mismo tiempo que atacó violentamente a la oposición interna de centro e izquierda.

Elegido denunciando la política de “puertas abiertas” a los refugiados promovida por la Alemania de Angela Merkel, el PiS se vio obligado a cambiar su orientación sobre el tema de la guerra y hoy abre las puertas a los refugiados ucranianos. Pero este cambio no es tan profundo como parece, después de que todos los inmigrantes de África y Medio Oriente continúan siendo detenidos en las fronteras polacas y los refugiados sirios y afganos continúan siendo arrestados y deportados a la vecina Bielorrusia. También hay informes de que los refugiados ucranianos que llegan a Polonia a través de Moldavia están siendo tratados mucho peor. Esta política racista hace aún más evidente la posición de esta extrema derecha que crece en el escenario político europeo.

La derrota de Trump y la guerra pueden haber provocado un cambio en el gobierno polaco, que hoy llama a Biden como líder de la OTAN contra el expansionismo ruso. Pero el peligro del imperialismo ruso todavía parece más evidente para la población polaca que para su gobierno, contribuyendo a un posible cambio en la dinámica política del país en los próximos años. Polonia es el país donde la pertenencia a la Unión Europea es más popular y, aunque esta posición es incorrecta, es fácilmente comprensible dada la ubicación geopolítica del país.

La contradicción que enfrenta la derecha polaca es interesante porque desmiente toda la narrativa, desafortunadamente común en Brasil, de que la invasión rusa sería parte de un proceso de “desnazificación” de Ucrania. Mientras un sector importante de la izquierda mundial se lava las manos ante el avance de los tanques y bombarderos rusos, la extrema derecha europea saludaba hasta ayer el ejemplo nacionalista del régimen de Putin. En este contexto, la izquierda polaca tiene un gran desafío que enfrentar, intercalada entre los intereses imperialistas occidentales, las alternativas de extrema derecha en su propio país y el imperialismo ruso en sus fronteras.

Bruno Magalhães es historiador, editor de la Revista Movimento y miembro de la Comisión Internacional del Movimento Esquerda Socialista (MES/PSOL).

* Las investigaciones realizadas tanto por la fiscalía holandesa como por una comisión internacional han establecido con pruebas materiales que el MA17 fue derribado por un misil ruso disparado desde la zona del Donbass controlada por los separatistas. 4 individuos (tres rusos y un ucraniano) son objeto de una orden de detención internacional y serán condenados en ausencia a cadena perpetua por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.


Parlamentares do Movimento Esquerda Socialista (PSOL)

   

Podcast Em Movimento

Capa da última edição da Revista Movimento
Esta é a vigésima quarta edição da Revista Movimento. Iniciando nossas publicações em 2022, preparamos uma edição com um dossiê de mulheres, organizado pelas mulheres do Movimento Esquerda Socialista (MES).