Conversando con la izquierda polaca
razem-partia-mat-prasowe625-1

Conversando con la izquierda polaca

Desde Varsovia, un análisis de la izquierda institucional polaca.

Bruno Magalhães 2 maio 2022, 19:48

La historia de Polonia y otros países de Europa del Este tiene características diferentes al resto de Europa, como escribimos en un texto anterior. Estas características alteran mucho las perspectivas y tareas que se plantean las organizaciones de izquierda en estos países y, con la invasión rusa de Ucrania poniendo los ojos del mundo en esta región, estas diferencias volvieron a aflorar y provocaron un profundo debate entre las organizaciones de Europa del Este y sus pares del resto del mundo, especialmente de Europa Occidental y América Latina.

La posición de la izquierda institucional polaca es ejemplar en este sentido. En la frontera entre la OTAN y el imperialismo ruso, estos socialistas polacos en su mayoría presentan una posición en muchos aspectos bastante diferente de organizaciones similares en el resto del mundo. Sus posiciones en temas como la Unión Europea, la energía nuclear, el carácter de las oligarquías regionales, entre otros, son temas contradictorios que invitan a la reflexión. Conversando con compañeros de este país tratamos de entender un poco más qué defienden y por qué defienden tales posiciones.

Partidos de izquierda polacos

La principal organización política de la izquierda polaca es la coalición Lewica (“Izquierda”, en portugués), formada en 2019 para la disputa electoral a través de la unión de los partidos Lewica Razem (Juntos a la Izquierda) y Nowa Lewica (Nueva Izquierda). El primer grupo se fundó en 2015 y tiene sus orígenes en Młodzi Socjaliści (Jóvenes Socialistas, organización creada en 2005) que reúne a activistas de los Verdes e iniciativas locales. Razem tuvo un papel destacado en las diversas movilizaciones recientes por el derecho al aborto y en las protestas contra la visita de Donald Trump al país en 2017, contando actualmente con 6 diputados y siendo el grupo parlamentario más de izquierda del país.

Nowa Lewica es un partido socialdemócrata considerado de centro-izquierda, fundado en 2020 a través de la fusión entre el SLD (“Sojusz Lewicy Demokratycznej”, o Alianza de la Izquierda Democrática) y el Wiosna (Primavera). Mientras Wiosna era un partido social-liberal estrechamente vinculado a las agendas de derechos civiles, el SLD era el partido que agrupaba a los partidarios del antiguo régimen burocrático, como los sindicalistas de la federación oficial OPZZ que se había creado como alternativa a Solidarność en el Década de 1980. Los dos períodos de gobierno anteriores (1993-1997 y 2001-2005) estuvieron marcados por políticas profundamente neoliberales que aún hoy tienen consecuencias para la sociedad del país.

La coalición Lewica cuenta actualmente con 38 parlamentarios en el Sejm (Congreso Polaco), 6 de Razem y 32 de Nowa Lewica (que también cuenta con 4 eurodiputados ubicados en el Partido de los Socialistas Europeos). A pesar de tener diferentes posiciones en varios temas económicos, en los que Razem se ubica bastante a la izquierda, Nowa Lewica es hoy la principal coalición de oposición tanto al gobernante PiS del presidente Duda como al PO (“Platforma Obywatelska”, o Plataforma Cívica), liberal- partido conservador liderado por Donald Tusk. No es una ubicación simple, ya que la profunda polarización entre el PO y el PiS, junto con las inconsistencias ideológicas de Nowa Lewica, dificulta bastante la lucha de la coalición por el espacio. Además, el partido centrista Polonia 2050 del periodista Szymon Hołownia, tercero en las últimas elecciones presidenciales, también surge como una alternativa a la disputa PO-PiS, presentando un programa liberal supuestamente ecológico.

La experiencia del PPP

En la historia reciente, es importante recordar y experimentar el PPP (“Polska Partia Pracy”, o Partido Laborista Polaco). Este partido tiene sus orígenes en 2001 a través del Sindicato Libre de Trabajadores 80 de Agosto, formado casi exclusivamente por mineros de la región de Silesia, que se lanzó a la disputa política con una plataforma de izquierda referenciada en las primeras experiencias de Solidarność. Defendieron la ampliación de los sistemas públicos de salud y educación, aumentos salariales, jornadas laborales más cortas, la salida de las tropas polacas de Irak y el fin del concordato del Estado polaco con la Iglesia católica.

Su principal fundador fue Daniel Podrzycki, militante de las primeras movilizaciones de Solidarność a principios de la década de 1980 que fue encarcelado dos veces por su actividad sindical. A principios de la década de 2000, se opuso a la entrada de Polonia en la Unión Europea y la OTAN, defendiendo el fin del servicio militar obligatorio, un aumento del salario mínimo y otras agendas muy izquierdistas en la escena política polaca. En 2005, poco antes de las elecciones en las que se presentó a la presidencia, murió en un accidente de coche y fue sustituido en la dirección del partido por Bogusław Ziętek.

Partido Polaco del Trabajo – 80 de agosto

En una interesante iniciativa política, el PPP se acercó al movimiento feminista e incorporó temas como el derecho al aborto y el reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo, llegando incluso a formar una alianza temporal con el sindicato de enfermeras de Varsovia que se expandió a Europa. coordinación de los trabajadores de la salud. Como pretendían ser un partido nacional, pero con una visión exclusivamente electoral de la política, no pudieron estructurar efectivamente el partido más allá de Silesia y lamentablemente terminaron disolviéndose en 2017, poco después de la gran derrota electoral de la izquierda en 2015.

Este año fue bastante negativo para el conjunto de la izquierda polaca, que no eligió a ningún parlamentario. Al no poder superar la cláusula de barrera del 8%, la entonces Izquierda Unida perdió los 67 escaños que ocupaba anteriormente en el Sejm y se disolvió poco después. El actual presidente del PiS, Andrzej Duda, fue elegido por primera vez en esta misma elección.

La Lewica Razem

En este escenario bastante a la derecha, Razem es el partido de izquierda radical del país. Una de las organizaciones protagonistas de las grandes luchas feministas, también ha participado en movilizaciones por los derechos de la población LGBT, luchas por la vivienda, en defensa de la juventud, contra las guerras de la OTAN en Irak y Afganistán, entre otras. Sus seis parlamentarios elegidos para el Sejm, cuatro de los cuales son mujeres, son bastante jóvenes y provienen de los movimientos sociales mencionados anteriormente.

Tras la invasión rusa de Ucrania, Razem se posicionó con vehemencia en solidaridad con los refugiados ucranianos (hay más de 2 millones solo en Polonia) y a favor de apoyar la resistencia armada ucraniana contra Putin, incluido el envío de armas a su ejército, pero en desacuerdo con el establecimiento de una Zona de exclusión aérea en el país debido a los riesgos de escalada militar que tal acción provocaría. Profundizando los lazos con el pequeño pero combativo grupo socialista ucraniano Sotsialnyi Rukh (Movimiento Social), Razem tiene una postura muy firme sobre los peligros del imperialismo ruso que parece ser consensuada entre otros grupos socialistas de Europa del Este, como el RSD (Movimiento Socialista Russo), y el desarrollo de la guerra llevó incluso a la ruptura de Razem con la Internacional Progresista tras los recientes posicionamientos de esta coordinación.

Sin embargo, debido a los diferentes vectores de la política polaca, un observador externo podría caracterizarlos como a la derecha de otras organizaciones de izquierda en Europa occidental o América Latina. Esto se debe a que su plataforma contiene posiciones controvertidas como el apoyo a la participación de Polonia en la Unión Europea, la defensa de la creación de unas fuerzas armadas europeas en sustitución de la OTAN y el apoyo al uso de la energía nuclear como matriz energética. Hablando con el diputado Maciej Konieczny, quien amablemente nos recibió en la sede del partido en Varsovia (ubicada en la histórica calle “Nowy Świat”, o Nuevo Mundo), tratamos de entender sus argumentos.

Maciej creció en un pueblo minero de Silesia, tuvo una etapa en Los Verdes y participó en la fundación de Razem en 2015. A los 41 años, participó en movimientos alterglobalistas y en la organización polaca vinculada a ATTAC Europa, siendo elegido miembro del Sejm por la región silesia de Katowice. Con referentes políticos como el Podemos español y el MAS boliviano (en cierto modo afectados por las posiciones recientes de estas organizaciones ante la invasión rusa), trata de explicar la política polaca, advirtiendo de antemano que no es una tarea fácil.

Maciej Konieczny, diputado por Razem en el Sejm. (Maciek Jazwiecki / Agencia Gazeta)

La defensa de la Unión Europea

El apoyo de Razem a la Unión Europea se combina con una crítica al actual modelo de la UE a favor de las grandes empresas, pero identificando avances en la unión y abogando por una mayor integración europea al tiempo que subraya la necesidad de una profunda reforma social en el organismo internacional. Maciej entiende que esta posición tiene mucho más sentido en Polonia que en otros países europeos porque en el país la UE representó avances sociales frente al escenario anterior de privatización y retirada de derechos tras el fin de la “Polonia Popular”. Reconoce que es un escenario muy diferente a escenarios como el de los países escandinavos, en los que la participación en la UE representó ataques a los trabajadores y el desmantelamiento de las medidas del estado de bienestar.

Además, argumenta que la pertenencia a la UE es también una garantía contra las pretensiones imperialistas rusas en la región, citando la agresión contra Ucrania como un claro ejemplo de este riesgo. La injerencia de Putin fue evidente en los países vecinos a través de su decidido apoyo a los dictadores Aleksandr Lukashenko en Bielorrusia y Kassym-Jomart Tokayev en Kazajstán, dos países que recientemente han enfrentado importantes levantamientos populares reprimidos violentamente con el apoyo de las fuerzas rusas. Lukashenko está en el poder desde 1994 y Tokayev asumió en 2019, pero representa la continuidad del régimen de Nursultan Nazarbayev (en el poder entre 1990 y 2019). Otros ejemplos de la política imperialista rusa se pueden encontrar en los diversos enclaves repartidos por países como Ucrania (Donbass), Georgia (Abjasia y Osetia del Sur) o Moldavia (Transnistria). La propia Polonia tiene un enclave ruso al norte de su territorio (Kaliningrado) impuesto tras el final de la Segunda Guerra Mundial.

En este contexto, la posición de Razem sobre la OTAN también es compleja. El partido critica con vehemencia el papel de la alianza militar en acciones como la invasión de Irak en 2003 y apoya las políticas internacionales de control de armas y desarme, pero al mismo tiempo defiende la creación de un ejército europeo propio con características defensivas. Este ejército sería una forma de reducir la influencia estadounidense en la región y, al mismo tiempo, mantener la “seguridad” de los países del este, especialmente Polonia y los países bálticos.

Por otro lado, Razem es hoy el principal partido político en defensa de los inmigrantes y refugiados. Obviamente en contra de la construcción de muros en las fronteras y alimentando fuertes lazos de solidaridad con los kurdos y otros pueblos migrantes, fue una de las organizaciones que denunció la postura criminal del gobierno del PiS en la persecución y deportación de refugiados africanos y de Medio Oriente. Hay que recordar que esta no es una posición popular en Polonia, aunque ha habido un cambio significativo en la opinión pública tras el inicio de la guerra, y el gobierno de derecha tiene la lucha contra la inmigración como una de sus principales consignas.

¿Energía nuclear?

Otro punto muy controvertido en las posiciones de Razem es el tema de la energía nuclear. Según Maciej, son defensores “entusiastas” del uso de la energía nuclear con fines pacíficos, enumerando una serie de argumentos a favor de esta fuente de energía. El primero es el inminente problema del calentamiento global, para el cual las respuestas de la transición energética aún serían bastante insuficientes ya que las llamadas fuentes de “energía limpia” provocarían un enorme impacto humano en el país.

Polonia es un país con bajo potencial hidroeléctrico y poca incidencia de luz solar, lo que requeriría enormes espacios destinados a monocultivos para la producción de biomasa o la instalación de grandes campos para captar energía solar o eólica que no tendrían los mismos resultados que otros países. Son críticos con el cierre de centrales nucleares en la vecina Alemania como “un paso atrás” de cara a su sustitución por centrales eléctricas de carbón.

Cuando se le pregunta por los riesgos de la energía nuclear, Maciej es incisivo al defender que estos riesgos son mucho menores que los de otras matrices energéticas. Para defender su posición, compara las cifras de afectados por los recientes desastres nucleares (como el de Fukushima) con el impacto humano de otras fuentes a través de la minería del carbón, la contaminación generada por las termoeléctricas o los pesticidas para los monocultivos de biomasa. Además, esta posición también está ligada a la necesidad de garantizar una autonomía energética polaca que reduzca la necesidad de gas ruso, reduciendo la vulnerabilidad del país.

Una situación difícil

Las posiciones polémicas de la actual izquierda institucional polaca reflejan la situación muy contradictoria en la que se encuentra el propio país, tanto desde el punto de vista geopolítico como económico, social o energético. Es una situación muy difícil para la izquierda en el país, pero esta izquierda sigue existiendo como fuerza social y política de una manera más robusta que hace unos años, aunque sus posiciones actuales son evidentemente a la derecha del experimento incompleto realizado por el PPP.

La dificultad de entender la coyuntura polaca desde América Latina puede llevar a caracterizaciones injustas de los compañeros de Razem y otras organizaciones de la región, como ocurre sistemáticamente con el caso ucraniano. No se trata de consensuar y mucho menos defender las posiciones de Razem, sino de entender los argumentos de los compañeros y el escenario del que resultan para desarrollar un análisis más total de los problemas planteados en Europa del Este.

También es necesario recordar que existe una izquierda radical extraparlamentaria en Polonia, principalmente en torno al movimiento feminista y los sindicatos combativos, con posiciones de izquierda de Razem y que también apuestan por una amplia movilización como forma de combatir la fortísima fuerza del país. derecho. Desarrollaremos un texto posterior sobre el desempeño de estas organizaciones.

Bruno Magalhães es historiador, editor de la Revista Movimento y miembro de la Comisión Internacional del Movimiento de Izquierda Socialista (MES/PSOL).


Parlamentares do Movimento Esquerda Socialista (PSOL)

   

Podcast Em Movimento

Capa da última edição da Revista Movimento
Esta é a vigésima quarta edição da Revista Movimento. Iniciando nossas publicações em 2022, preparamos uma edição com um dossiê de mulheres, organizado pelas mulheres do Movimento Esquerda Socialista (MES).