NUPES: ¿Qué es esta unidad de la izquierda francesa?

NUPES: ¿Qué es esta unidad de la izquierda francesa?

Tras estar a 1,2% de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, Mélenchon convirtió la derrota en una dinámica de unidad de la izquierda. Y ahora es él quien desafía al presidente electo en las próximas legislativas. Pero la unidad no es una consigna y sus caminos son complejos.

Carlos Carujo 19 maio 2022, 14:18

Próxima parada: ¿Frente Popular? Parecía poco probable no hace mucho tiempo. Pero la estación de tren con ese nombre fue efectivamente el destino de gran parte de la izquierda francesa el pasado sábado con motivo del mitin de presentación de la Nueva Unión Popular Ecológica y Social en Aubervilliers, en lo que se presentó como un “momento histórico” y un “acto de resistencia colectiva a una era de abuso social, ecológico, democrático”.

El pasado 10 de abril, el estado de ánimo de la izquierda era muy diferente y una cifra parecía imponerse con fuerza: el 1,2%. Así había sido la diferencia de votos entre Jean-Luc Mélenchon y Marine Le Pen en la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas. Con el extremo centro ultraliberal de Macron hegemonizando el campo político mayoritario y la candidata de extrema derecha haciéndose pasar por la pseudo-alternativa que sirve para seguir sirviendo a los intereses de los más poderosos, este número podría haber sido el balde de agua fría que marcaría el fracaso de la izquierda en los grandes escenarios de la política francesa en la nueva coyuntura. Ni las victorias en el voto juvenil ni los resultados prometedores en las ciudades y barrios populares lograron cambiar este escenario.

Pero el candidato de la Francia Insumisa convirtió la derrota en una dinámica de unidad de la izquierda. Y ahora es él quien desafía al presidente electo en las próximas legislativas.

Además de la capacidad retórica de Mélenchon, que de inmediato se presentó como “candidato a primer ministro” y lanzó el desafío de la coalición electoral, varias razones determinaron el éxito de este acercamiento entre France Insubmissa, PS, PC y los Verdes. El primero de ellos, obviamente, fue el instinto de supervivencia y la posibilidad de caer en la irrelevancia de algunos de estos partidos históricos tras el resultado presidencial que concentró los votos de la izquierda en Mélenchon. La lógica de las elecciones presidenciales no se traduce directamente en las legislativas, pero sería difícil que alguna de las otras fuerzas políticas se recuperara de manera significativa. Y, una vez lanzado el desafío de la unidad, los excluidos podrían pagar el precio de esta “división” que debilitaría la posibilidad de una alternativa al liberalismo y la extrema derecha.

La segunda razón, íntimamente ligada a ésta, se encuentra en el propio sistema político francés. Para el parlamento, se elige en un sistema de mayoría nominal única en dos vueltas. Lo que se traduce concretamente en una primera vuelta en la que, para ser elegido, un candidato debe contar con la mayoría absoluta y al menos la cuarta parte de los votos de los votantes registrados. De no ser así, pasan a segunda vuelta los candidatos que hayan obtenido al menos el 12,5% de los votos de todos los inscritos o, de no haber al menos dos candidatos en estas condiciones, los dos que hayan obtenido más votos. en el pase de primera ronda. Tal sistema tiende a canalizar la capacidad de elección de los partidos más pequeños, eliminando aquellos que tienen sus bastiones regionales, y la fecha de las elecciones se acercaba implacablemente.

La tercera razón se combina con las dos anteriores y se encuentra obviamente en la necesidad de la izquierda de afirmarse frente a Macron, quien, desde dentro del social-liberalismo, deshizo al PS, pero especialmente frente a la extrema derecha. Marine Le Pen resurgió en las elecciones, escaló un peldaño más en la normalización de su proyecto político y marcó una posición con muchos de los descontentos de la política dominante. Zemmour se mantuvo al margen, pero ganó aún más espacio en los medios, con la intención de hacer valer el estilo de la verdadera extrema derecha contra la que sería “domesticada”. Y hay un marcado giro hacia la derecha ultraconservadora del conjunto del espectro político francés, como lo señala el discurso de la candidatura de la “derecha tradicional” de Valérie Pécresse. El surgimiento de la extrema derecha, como en otros lugares, ha arrastrado a la derecha y al “centro” a sus temas. Así, la unidad de la izquierda, además de la estrategia de supervivencia particular de cada grupo, parecería ser la mejor vía para que la izquierda se mantenga a flote y esté a la altura de las exigencias del estado de excepción antifascista.

Carteles de la campaña presidencial de Mélenchon. Foto de Caratello/Flickr.

De camino a la Unión popular

Una cuarta razón podría buscarse en la historia que demuestre la posibilidad de que procesos unitarios de izquierda lleguen al gobierno. Sucedió varias veces con diferentes resultados y balances. Desde el Frente Popular de 1936, se celebra por haber introducido las vacaciones pagadas, las 40 horas de trabajo a la semana y los convenios colectivos. Hasta los Sindicatos de Izquierda de la década de 1970, que desembocaron, entre 1981 y 1984, en el primer período de la presidencia de François Mitterrand, antes de que el “giro de rigor” marcara el final de la experiencia unitaria, en la aplicación de un programa de nacionalizaciones, un impuestos a la riqueza, aumento del salario mínimo, jubilación a los 60 años, 39 horas semanales de trabajo, abolición de la pena de muerte, entre otras medidas. Entre 1997 y 2002, el gobierno de “izquierda plural” del primer ministro Lionel Jospin se unirá a los Verdes, PCF, Movimento Radical de Esquerda y Movimento dos Cidadãos, y reducirá la jornada laboral a 35 horas (a cambio de una “anualización del tiempo de trabajo), generalizará la cobertura de salud y introducir el pacto civil entre personas del mismo sexo (no consagrar el derecho al matrimonio). Al mismo tiempo, por otro lado, iniciará una serie de privatizaciones y la reforma educativa de Claude Allègre atacará los derechos de los docentes. Existía así, a pesar de las valoraciones críticas realizadas sobre estas experiencias, también existía una tradición y una mitología de “gobiernos de izquierda” propicias para nuevas convergencias. Sobre todo, el imaginario creado en torno al Frente Popular, que sigue siendo poderoso y movilizador.

Quién entra

La unidad no se trata solo de la historia, la voluntad de derrotar a los oponentes políticos compartidos o los eslóganes. Las partes tampoco suman necesariamente como tramas. Para llegar a este punto había que dejar atrás las duras críticas a las elecciones presidenciales o tragarse otras como que Mélenchon se había apropiado de la histórica idea de Unión Popular como si fuera propia con fines electorales. Fue necesario negociar en detalle los lugares elegibles y no elegibles y encontrar puentes programáticos. Esto se hizo con una rapidez quizás sorprendente, pero que sin embargo da la impresión de que se trataba sobre todo de poner entre paréntesis grandes diferencias.

La diferencia sustancial en este proceso fue que, por primera vez, la fuerza hegemónica no fue el Partido Socialista sino un partido a su izquierda. La discusión programática comenzaba así con el programa que Mélenchon ya había presentado a los votantes, “O Futuro em Comum (link)”, y se trataba, por parte de los partidos más débiles, de negociar propuestas menos “radicales” con el socio electoralmente más fuerte.

El PS francés se une a la candidatura de la izquierda en las legislativas

La salida de la energía nuclear, contestada por el Partido Comunista Francés, la “desobediencia” a las reglas de la Unión Europea, que PS y los Verdes querían mitigar, y la derogación de las leyes laborales de la presidencia de Hollande fueron algunos de los principales obstáculos. Los acuerdos firmados entre las partes dan continuidad a las diferentes visiones sobre estos temas. La salida de la energía nuclear forma parte del acuerdo firmado entre los Verdes y Francia Insumisa pero no se menciona en el acuerdo con el PCF. A los comunistas les habrá quedado autonomía para defender su posición, pero estarán en minoría en este campo. La referencia a la desobediencia a las normas de la UE se archivó para que los Verdes y el PS se la tragaran, pero la postura hacia Bruselas sigue separando a los socios de la coalición, a pesar de que FI ha consagrado explícitamente la idea de que la alianza no se opone al euro y la pertenencia a la Unión Europea. Los Verdes lograron la victoria simbólica de cambiar el nombre de la alianza por uno con menos bagaje histórico: Nova União Popular Ecológica e Social (NUPES). Y el PS terminó suscribiéndose a la oposición a las leyes laborales de su gobierno anterior, pero el acuerdo con FI calla sobre nacionalizaciones, aumentos de impuestos para los más ricos, entre otras medidas sociales detalladas en el programa de los “insumisos”.

Los reveses programáticos del PS pueden no parecer tan significativos y sus perspectivas electorales pueden haber aumentado considerablemente. Pero el proceso unitario ha provocado importantes divisiones en este partido y varias voces críticas, entre ellas la excandidata presidencial y alcaldesa de París Anne Hidalgo y el expresidente François Hollande, han expresado claramente su oposición. Se quejan de la aniquilación del proyecto histórico de su partido y de ceder a la “extrema izquierda” y varios se alinean con la estigmatización de Mélenchon. Pese a que perteneció al PS francés durante 32 años, habiendo sido senador y ministro a su servicio y su programa electoral no podría considerarse mucho más radical que el famoso “programa común” que llevó a Mitterrand a la presidencia, sin embargo, todos los peligros de comparar propuestas de épocas tan diferentes.

Quién se queda afuera

Si el PS ingresó a pesar de que en un principio ni siquiera fue invitado, en cambio el Partido Nuevo Anticapitalista quedó fuera a pesar de haber integrado la gama inicial de grupos a los que se presentó la propuesta.

No hay unidad que sea absolutamente elástica y la entrada en la alianza de un PS que no corte abiertamente con el socialliberalismo sería siempre problemática para los anticapitalistas, que recuerdan la experiencia presidencial de François Hollande entre 2012 y 2017 con su fuerte ataques a los derechos de los trabajadores y pensionados.

Pero el problema para el NPA no era de principios ni estaba estancado en el pasado. El partido se declaró durante el proceso de negociación dispuesto a defender el programa presentado por la FI como un primer paso, pero luego criticó que, a raíz de las negociaciones con el PS, este último se había retraído en la formulación de la reforma a los 60 años, que se tornó más eventual que vinculante, en el aumento del salario mínimo que dejó de ser “inmediato” y las reformulaciones sobre la desobediencia a los tratados.

Por otro lado, se sintió ignorado. El punto de partida de las negociaciones fue que la proporcionalidad de los resultados en las presidenciales se tradujera en el número de candidatos en las legislativas. El PS logró ir mucho más allá, pero al NPA se le ofrecieron tres veces menos escaños de los que proporcionalmente le habrían correspondido. Todavía no tendría derecho a ninguna candidatura elegible, dejando “sobras” en círculos donde no tiene una gran tradición militante.

Mélenchon: “La lucha vuelve a empezar: podemos conquistar el poder”

La conclusión a la que llegó el excandidato presidencial Philippe Poutou fue que “su presencia no era realmente deseada” y la propuesta presentada no era seria. El partido decidió entonces no afiliarse a NUPES. Al mismo tiempo, no se excluyó por completo de la dinámica unitaria. Apela al voto y lo apoya activamente, salvo “frente a candidaturas social-liberales”, en cuyo caso buscará alternativas.

Quién pierde o se va

Con muchas candidaturas ya en el terreno, deudas ya contraídas y apuestas políticas ya realizadas, esta negociación también dejó caer a algunos diputados y otras figuras del partido. Un hecho que se suma al malestar ideológico por parte del PS francés y que hará que la unidad de izquierda tenga sus candidaturas disidentes del lado de los que no abdicaron de los proyectos iniciados. Como era de esperar, varios candidatos alternativos para NUPES serán del PS, pero también hay figuras como Azzedine Taïbi, alcalde de Stains elegido por el PCF y que se había unido a la candidatura de FI, o Michèle Picard, alcaldesa también elegida por el PCF.

El rápido proceso de negociación a través de los directorios del partido también tuvo como consecuencia generar malestar en los círculos asociativos populares que apoyaron a Mélenchon en la primera vuelta. Aquí también hay candidaturas que se mantienen y otras que de mala gana dejan de serlo. Mediapart(link is external) identificó a algunos de los “perdedores” de los acuerdos en estos movimientos, como la activista local Sanaa Saitouli, que vio su candidatura oficialmente superada por la de una diputada que había sido elegida en las listas de Macron pero que cambió campos, el director y escritor Mehdi Lallaoui, o Aly Diouara, del colectivo Seine-Saint-Denis au cœur. Denuncia que NUPES “dio la espalda a los barrios populares” luego de que estos fueran decisivos para que Mélenchon alcanzara el tercer lugar. La red de activistas vecinales On s’en Mêle(link is external) está en la misma onda. El desencanto y las críticas a la instrumentalización de sus luchas son la otra cara de la fiesta celebrada en Aubervilliers.

Del lado de los sindicatos, también hubo algunas decepciones. Por ejemplo, Xavier Mathieu, que se había destacado en la lucha contra el traslado de la fábrica Continental de Clairoix y que era miembro del parlamento de la Unión Popular, rompió con el movimiento por el acuerdo con el PS y porque este organismo no era ni no había ni encontrado en las negociaciones.

¿Qué separa los programas económicos de Macron y Le Pen?

Esto no quiere decir, sin embargo, que los movimientos sociales no sean parte de NUPES y que no haya candidaturas simbólicas en este ámbito. Rachel Kéké, una de las camareras de hotel que plantó cara al grupo multinacional IBIS, es una de ellas. On s’en Mêle da la bienvenida pero señala que será candidata en una circunscripción en la que tiene pocas posibilidades de ser elegida. A Aurélie Trouvé, ex portavoz de Attac, por otro lado, le resultará más fácil llegar al parlamento porque se presenta en una circunscripción en la que FI ya había elegido.

Próxima parada: ¿Frente Popular?

Tales desacuerdos y disidencias no hacen mella mayor en NUPES, ahora que se ha posicionado como contendiente por el gobierno. Su futuro inmediato estará más ligado al veredicto en las urnas. De concretarse el difícil reto de la victoria, las tensiones en la alianza vendrán marcadas por lo lejos que estén dispuestas a llegar las distintas fuerzas en la “desobediencia” a las instituciones y acuerdos europeos y por el grado de insumisión a los gobernantes de la economía. y sistema político que los “insumisos” pretenden imprimir. Si no llega al Gobierno, lo más seguro será el regreso de rutinas y agendas distintas a cada uno de los grupos parlamentarios hasta que nuevas elecciones dicten otras relaciones de fuerzas. A menos que se encuentren nuevos procesos unitarios para combatir la institucionalización, formas de encuentro en la base que superen las ecuaciones partidarias y las movilizaciones sociales conjuntas.


Parlamentares do Movimento Esquerda Socialista (PSOL)

   

Podcast Em Movimento

Capa da última edição da Revista Movimento
Esta é a vigésima quarta edição da Revista Movimento. Iniciando nossas publicações em 2022, preparamos uma edição com um dossiê de mulheres, organizado pelas mulheres do Movimento Esquerda Socialista (MES).